Momento presente

Volviendo de las vacaciones solemos enfrascarnos en proyectos, analizamos dónde estamos y dónde queremos estar. El mes de septiembre representa para muchos lo que el Año Nuevo representa para casi todos nosotros.

Para que no olvidemos que el único momento del que disponemos es el presente, te proponemos una historia corta y un audio para conectar con el momento presente. Deseamos que disfrutes de ambos.

Historia: Las cerezas

Un hombre corría por la jungla intentando escapar de un tigre. Tan deprisa iba que no vio el precipicio que la vegetación ocultaba, así que cayó por él. Pudo agarrarse a una rama que sobresalía y así valorar sus opciones. Al mirar hacia arriba vio al tigre que le esperaba, en el improbable caso de que pudiese escalar la abrupta pendiente. Al mirar hacia abajo, la vista se perdía en una caída infinita. Miró hacia un lado y vio unas cerezas que se balanceaban colgadas de un árbol. Estiró la mano y saboreó las deliciosas cerezas. FIN

Audio: El triángulo de la vida

TRANSCRIPCIÓN DEL AUDIO

Esta meditación incluye una visualización y sirve para llevar la atención con amabilidad, a cómo se está desarrollando tu vida en este momento. Es una manera de tomar perspectiva y, si es oportuno, puede facilitar la toma de pequeñas decisiones que contribuyan a tu bienestar. Aunque el mero hecho de observar desde un espacio seguro y de calma ya es beneficioso.

Adoptando una postura cómoda. Puede ser sentada, o tumbada. Permitiendo que el cuerpo se adapte a la superficie que lo sostiene, de forma que le proporcione estabilidad y atención. 

Cerrando los ojos con suavidad. 

Invitándote a estar disponible para este momento en el que has decido parar y prestarte atención. Quizás puedas reconocer alguna sensación física más intensa, o darte cuenta del contenido de los pensamientos.

Observando lo que surge, sin considerarlo una molestia, para dejarlo pasar a un segundo plano. Y así dirigir la atención a la respiración en la zona de las fosas nasales, siguiendo cada inspiración y cada espiración con una actitud amable y curiosa como si la observaras por primera vez.

Notando la diferencia de temperatura del aire, más fresco al entrar y más cálido al salir, después de recorrer el cuerpo. Permitiendo que el ritmo de la respiración sea cada vez más lento ysuave. Llevando la atención a las pausas entre la inspiración y la espiración. 

Centrando la atención en la respiración en el punto del cuerpo donde la notes con mayor facilidad: en la fosas nasales, en el pecho o en el abdomen. Permitiendo que la respiración sea cada vez más sosegada. Sabiendo que puedes volver a este punto durante la visualización si lo necesitas.

Ahora puedes imaginar que estás de espectadora en un circo, en la pista central, hay un malabarista vestido con ropas brillantes, cara maquillada y una expresión de calma y total atención.Tiene en sus manos tres bolas de cristal transparente, parecidas a esas bolas de Navidad que tienen una figura en su interior con agua y purpurina. 

Comienza su ejercicio y hace girar las bolas, tranzando en el aire con ellas un perfecto círculo. Te quedas absorta contemplando el espectáculo, viendo girar las bolas, observando la seguridad del malabarista y la facilidad con que hace su número. 10R

Ahora te toca a ti, tú eres el malabarista, estás en la pista central, con tus ropas brillantes y tu cara maquillada.

 Tienes en tus manos tres bolas de cristal transparente:

–  la primera tiene dentro una figura de ti misma.

– la segunda, tiene figuras de las personas con las que mantienes relaciones y te importan.

Y empieza tu función, lanzas las bolas al aire, para trazar con ellas un círculo perfecto…

-la última bola contiene una imagen que representa tu trabajo, tu aportación a la sociedad sea o no remunerada, así puedes incluir cualquier labor que realices

¿Tienen todas las bolas el mismo tamaño? .

¿Tienen todas las bolas el mismo peso?.

¿Puedes hacerlas girar en un círculo perfecto?… O alguna se cae y arrastra a las demás.

Observa lo que ocurre …

Poco a poco puedes dejar que las imágenes se desvanezcan, que pasen a un segundo plano para volver a conectar con tu respiración en la zona donde la notas con mayor claridad. Permitiéndote atender a la emoción que está surgiendo a través de las sensaciones corporales que se están manifestando ahora en tu cuerpo y respirando. 

Notando como cada respiración suaviza y ablanda las sensaciones corporales como si te diese un masaje. Notando el ligero movimiento que la respiración proporciona al cuerpo. Notando como cada respiración aporta más espacio en tu interior y como los músculos y la piel se aflojan.  

Hay momentos de la vida en los que una bola tiene más peso y descompensa a las otras, p.e  con el nacimiento de un hijo, el inicio de un nuevo proyecto laboral, quizás el cuidado de un familiar enfermo…. 

Es normal, son situaciones propias de la vida.

Lo interesante es no perder de vista las otras dos bolas. Permitiéndote momentos de observación como el que acabas de hacer quizás, puedes introducir pequeños pero significativos movimientos para que el desequilibrio no sea tan grande. O simplemente proporcionarte un espacio y un tiempo diario de calma, necesario y revitalizante, hasta que llegado el momento, las bolas de cristal puedan volver a ser iguales, a estar equilibradas para que en el circo de tu vida la función se desarrolle de forma satisfactoria para ti.

Para finalizar te propongo dirigirte un deseo amable que te acompañe el resto del día como por ejemplo: 

“Que pueda descansar”,  “que pueda tener calma” o cualquier otro deseo que sea valioso para ti en este momento, dejándote sorprender por lo que surja. Dejando que este deseo acompañe al ritmo de tu respiración.

Cuando finalice la vibración del sonido de las campanillas puedes decidir entre quedarte un rato más, atendiendo a la respiración y a las sensaciones corporales, el tiempo que necesites, o bien dar por finalizada la meditación, moviendo poco a poco los dedos de las manos y de los pies y abriendo suavemente los ojos.

CAMPANILLA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Recibe en tu mail una píldora de conciencia que te inspire…

Deja un comentario