Mindfulness para reducir el burn out

A menudo en los programas de Mindfulness que impartimos, los participantes nos preguntan si la práctica de Mindfulness es adecuada para adultos o niños con dificultades específicas. Pero sin duda alguna para quien sí que es muy recomendable realizar un programa de Mindfulness es para las personas con la responsabilidad de cuidar de ellos, tanto profesionales (personal sanitario, educadores, cuidadores, psicólogos), como no profesionales (padres, hijos, parejas).

Actualmente hay una gran variedad de programas de Mindfulness que adecuan los contenidos y las prácticas a la dificultad concreta del grupo, en cualquier caso, el médico o terapeuta debe de estar informado y dar su conformidad.

 

Mindfulness para cuidadores profesionales o no profesionales

 

El mayor riesgo en el que puede caer la persona que tiene a su cargo alguien con dificultades específicas, es el burnt out, estado de agotamiento físico y emocional con consecuencias en la autoestima (apareciendo sentimientos de culpa, “no estar a la altura”), y en la realización de sus tareas como cuidador. Llegando a afectar a la empatía, y pudiéndose extender a otras facetas de la vida.

 

¿Qué clase de cuidador eres?

Es interesante tener clara la distinción entre las diferentes emociones que pueden surgir, en un momento u otro, en la tarea de un cuidador sea o no profesional. Estos conceptos te pueden ayudar a entender la conducta que estás desarrollando.

  • Contagio emocional: de forma automática e inconsciente se experimenta la emoción del otro. Imagina la situación en la que vas a dar el pésame a un tanatorio por la muerte de la persona con la que no tenías mucha relación, pero aún así, te vienen ganas de llorar.
  • Empatía: consiste en percibir en ti mismo el estado emocional de otra persona. Aquí sí eres consciente de por qué sientes esa emoción. Por ejemplo, cuando un amigo te explica una preocupación importante y notas como surge inquietud en ti.
  • Compasión: con esta emoción hay una toma de conciencia profunda del sufrimiento de la otra persona y llevar asociada un deseo genuino de hacer algo por aliviar dicho sufrimiento. Aquí se encuadrarían las acciones altruistas. No hay contagio emocional por lo que no se produce burnt out  y es una evolución de la empatía. Además, las personas que desarrollan compasión no sienten el desgaste emocional ni físico como puede ocurrir con las otras dos conductas.

La práctica continuada de Mindfulness desarrolla, a nivel neuronal, la emoción de la compasión. La palabra compasión, en nuestra lengua, va  erróneamente unida al sentimiento de pena, pero su significado real trasciende completamente esta idea.

 “Compasión significa deseo de aliviar el dolor ajeno”

Compasión en la tarea del cuidador

Cuando decimos que una persona nos da pena, nos estamos situando en una posición de superioridad respecto a ella, del tipo “pobrecito, a mí esto no me pasaría”. En cambio, la emoción de la compasión sitúa a ambas personas en el mismo nivel. Por eso se desarrolla un deseo altruista de querer aliviar su dolor. Es un paso más a la empatía, porque implica el deseo de querer actuar para aliviar su sufrimiento.

La compasión actúa a nivel interno y externo

La compasión actúa en dos niveles: a nivel externo, queriendo aliviar el dolor ajeno.  Y  a nivel interno, porque desarrollamos el deseo de cuidarnos y aliviar nuestro propio sufrimiento. Al existir esta dimensión del auto cuidado, la compasión es muy útil en la tarea del cuidador, ya que es una emoción que no produce desgaste, si no todo lo contrario.

Otros beneficios que la práctica de Mindfulness proporciona al cuidador:

  • Reducción del nivel de estrés.
  • Nueva manera de percibir la realidad, dejando espacio para las posibilidades y no sólo para las amenazas.
  • Herramientas para cortar con las preocupaciones del futuro y recuerdos angustiantes del pasado (piloto automático).
  • Cuidado de uno mismo.
  • Herramientas para lidiar con emociones difíciles: culpa, vergüenza, tristeza…

Las prácticas de Mindfulness basadas en la compasión que se realizan en programa específicos como el MBSR son el foco de los últimos estudios científicos en materia de Mindfulness. Ya que se están evidenciando como una potente herramienta que está produciendo importantes cambios a nivel cerebral orientados al bienestar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Recibe en tu mail una píldora de conciencia que te inspire…

2 comentarios en “Mindfulness para reducir el burn out”

Deja un comentario