El día que me muera: el elogio

2020 comenzó. Siento que las emociones de las Navidades quedan ya muy lejos y observo como la vuelta a la rutina es precipitada, sin pausa de transición.

¿A ti también te pasa?

En Mindfulness practicamos que lo importante no es el suceso, o la situación en sí, sino la manera cómo lo afrontas. De ahí que ante una misma situación unas personas la viven de una manera y otras de otra completamente diferente, unas de forma saludable y otras estresándose.

Lo importante no es el suceso o la situación en sí, sino la manera cómo lo afrontas.

El mismo principio puede aplicarse a la biografía personal de cada uno. Puedes estar en lucha con tu biografía, o con partes de ella, o bien integrarla con sabiduría, apreciando los buenos momentos y reconciliándote con los difíciles. Creo que es una buena manera de empezar el año, haciéndote más consciente de cómo te relacionas con tu historia porque, sin duda está influyendo en tu presente.

Integrar tu biografía con sabiduría implica apreciar los buenos momentos y reconciliarse con los difíciles.

La experiencia

Este fin de semana estuve en un taller, impartido por el doctor Enric Benito, sobre el acompañamiento a personas en situación de enfermedad terminal. Hubo un ejercicio especialmente interesante para mí, porque me dio una visión de qué relación tengo con los sucesos que han ocurrido en mi vida y me mostró hacia dónde quiero dirigirla. 

Consistía en redactar el escrito que me gustaría que leyesen en mi funeral. 

Buscando mi mejor versión, debía escribir un elogio hacia mi persona para ser leído en mi funeral, en el que hacer un repaso por las diferentes estaciones de mi vida. Escribiendo todo aquello que me había hecho feliz y había sido valioso para mí. Además, imaginando cómo quería que fuera mi vida en el futuro, hasta que llegase el día de mi muerte. Como puntos orientativos podían figurar:

  • Los recuerdos de mi infancia…
  • Durante mi juventud…
  • Mis relaciones con los demás…
  • A qué he dedicado el mayor tiempo de mi vida…
  • Lo que me apasiona hacer…
  • En los momentos difíciles…
  • Me gustaría ser recordada como una persona…
  • La imagen que quisiera que viniese a la cabeza de mis seres queridos al pensar en mí…

Al terminar el ejercicio me di cuenta de que me había sido muy fácil escribirlo y de que había personas a las que quería agradecer lo importantes que habían sido para mí en determinados momentos de mi vida, y otras a las que tenía que cuidar más. Mi sentimiento fue de bienestar y motivación.

La propuesta

Pero esa fue mi experiencia, lo que yo te propongo es que hagas este ejercicio para tener tu propia experiencia. Buscando un momento en el que estés tranquila, quizás tras unos minutos de meditación. Date 15 minutos para escribir tu elogio, sin preocuparte por el estilo de la narración o la ortografía. Cuando finalice el tiempo, observa cómo te sientes y, sobre todo, da valor y agradécete tu valentía por hacerlo.

Este ejercicio te dará una visión real de cómo te llevas con tu biografía: si tienes temas pendientes, qué emoción dirige tu vida actualmente y te mostrará el camino que debes seguir para tener esa imagen de ti misma con la que deseas ser recordada. 

El deseo

Con mis mejores deseos para este 2020, viviendo la experiencia momento a momento, sea la que sea.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Recibe en tu mail una píldora de conciencia que te inspire…

Deja un comentario