Cómo la práctica de Mindfulness puede ayudarte en un día de trabajo estresante

 

Todos vivimos a diario situaciones en el trabajo que disparan nuestros niveles de estrés. ¿Cómo podemos usar la práctica de Mindfulness para ayudar a restablecer el equilibrio y la energía que vamos perdiendo a lo largo del día?.

Esta práctica de 3 minutos te ayudará a restablecer el equilibrio en un día de trabajo estresante.

  1. STOP. Permítete unos instantes para parar. Deja el móvil sobre la mesa, aleja las manos del ordenador, o levántate si llevas mucho tiempo sentado.
  1. OBSERVA. Echa un vistazo a cómo estás en este momento. Quizás notes que ciertas partes del cuerpo están en tensión, como la mandíbula, los hombros o el estómago. Quizás te des cuenta de que en tu cabeza hay pensamientos que te transportan rápidamente al futuro augurando situaciones complicadas, o bien, hay pensamientos recurrentes del pasado, sobre algo que te ha sucedido.
  1. RESPIRA. Hazte consciente de tu respiración. Puede que notes que tiene cierto ritmo acelerado, o que la sientes muy intensamente en la parte superior del pecho. Prueba a hacer unas cuantas respiraciones profundas observando como el aire entra por la nariz y llega hasta tu abdomen. Fíjate en el movimiento ascendente de tu abdomen al inspirar, y en cómo desciende al espirar. Puedes contar respiraciones del 1 al 10 y del 10 al 1. La ciencia ha demostrado que centrar la atención en la respiración abdominal ayuda a rebajar los niveles de estrés.

 Cuando nos sentimos estresados respiramos de manera más superficial, esto contribuye a mantener o a aumentar el nivel de ansiedad y de estrés. Una respiración más completa y profunda ayuda a mejorar los niveles de oxígeno en la sangre y a restablecer el equilibrio. Y con mejores niveles de oxígeno en sangre nuestro cerebro funciona mejor. 

  1. CONTINÚA. Esta pequeña pausa te da la oportunidad de que continuar con tu día, desde un lugar de mayor claridad y desde el que puedes abrirte a nuevas opciones. Por ejemplo, con el simple gesto de soltar los hombros o aflojar la mandíbula. O bien, decidiendo reorganizar tu agenda. Tampoco debes sentirte forzado a cambiar algo. El hecho de parar, respirar y hacerte consciente de cómo estás en este momento es un excelente primer paso.

 

Una manera muy sencilla y asequible de cuidarte en de un día estresante de trabajo.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp

Recibe en tu mail una píldora de conciencia que te inspire…

Deja un comentario