Los diez mejores libros para iniciarse en Mindfulness

Hay una extensa bibliografía de temática Mindfulness a tu alcance. Aunque la única manera en la que verdaderamente vas a saber qué es, es a través de tu propia experiencia. Pero puedes apoyarte en algunos títulos que refuercen tu intención inicial. También es aconsejable conocer la trayectoria personal del autor y su práctica en Mindfulness, lo que aportará fiabilidad a su libro.

Aquí te recomendamos algunos títulos que nos han acompañado y nos han ayudado a entender cómo funcionan los mecanismos de la mente y el cuerpo y cómo actúa la práctica de Mindfulness.

 

PARA ENTENDER CÓMO FUNCIONA EL CEREBRO

 

1.Por qué las cebras no tienen úlcera de Robert Sapolsky. El estrés es el causante de la mayoría de las enfermedades de la sociedad actual así que merece la pena conocer su origen. Es un libro que te ayudará a comprender cómo funciona la respuesta al estrés en tu organismo y qué efectos tiene a largo plazo.

2.El Perfil emocional de tu cerebro de Richard Davidson. Hasta hace relativamente poco, las emociones se consideraban más un campo de investigación para la psicología o la literatura. Richard Davidson diferencia seis dimensiones que comprenden el perfil emocional de una persona, con una química cerebral específica de cada una de ellas, y así analiza el efecto que cada dimensión tiene en la salud del ser humano.

3.Inteligencia emocional de Daniel Goleman.“Llegar a comprender la interacción de las diferentes estructuras cerebrales que gobiernan nuestra ira y nuestros temores- o nuestras pasiones y nuestras alegrías- puede enseñarnos mucho sobre la forma en que aprendemos los hábitos emocionales que socavan nuestras mejores intenciones” (extracto del libro Inteligencia Emocional).

Es un clásico de la literatura que trascendió los círculos científicos y llegó al público en general convirtiéndose en best seller. En él Goleman explica qué es la inteligencia emocional y cómo el desarrollo de esta capacidad es crucial para desenvolverse con éxito en la vida.

4.El cerebro del niño de Daniel Siegel. Se trata de un libro brillante sobre el funcionamiento del cerebro y cómo explicarlo para que los niños lo entiendan. Y entender los adultos  por qué los niños reaccionan cómo reaccionan ante determinadas situaciones. Pero además, es una manera genial de conocer cómo funciona nuestro propio cerebro y comprendernos mejor.

 

PARA INICIARSE EN LA PRÁCTICA DE MINDFULNESS

 

5.  Con rumbo propio de Martín Andrés Asuero. Es un libro y además guía para poder realizar desde casa la intervención de Mindfulness más extendida en el mundo Occidental, el Programa de Reducción de estrés basado en Mindfulness (MBSR), creado por Jon Kabat-Zinn, considerado padre del Mindfulness en Occidente. Andrés Martín es uno de los mayores expertos en Mindfulness de España y fue discípulo de Kabat-Zinn en la clínica de Reducción de Estrés de Massachussets.

6. Vencer el estrés con Mindfulness de Samash Alidina. Es también un libro guía del Programa de Reducción de Estrés con Mindfulness (MBSR), con una versión de las prácticas de menor duración, orientado a personas “muy ocupadas”.

7. Busca en tu interior. Es el famoso programa de inteligencia emocional con Mindfulness de Google. Creado por uno de sus más relevantes empleados, el ingeniero Chade Meng Tan, en cuya tarjeta de visita reza “el tipo afable de Google”. Uno de los primeros ejemplos de como llevar la práctica de Mindfulness al terreno empresarial.

PARA INTRODUCIR MINDFULNESS EN LOS NIÑOS

 

Es esencial, si no crucial, haberse iniciado uno mismo en la práctica de Mindfulness antes de trasmitir a los niños el valor de la misma. Si no, correremos el riesgo de perdernos en incógnitas y no aprovecharemos el potencial que tiene Mindfulness para nuestros hijos.

8. Tranquilos y atentos como una rana de Eline Snel. Esta terapeuta holandesa desarrolló un método específico de meditación para niños, basado en el Programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (MBSR). Este libro ofrece historias y ejercicios que podemos realizar con niños a partir de 5 años de edad y hasta los 12 años. Es una manera de que comiencen a comprender mejor sus emociones, conectar con su cuerpo, aprendiendo a desarrollar sus propios recursos para desenvolverse mejor en el mundo. Si tienes niños mayores puedes leer Respirad de la misma autora, dirigido a niños a partir de 12 años.

9. Burbujas de paz de Sylvia Comas. Es un libro “pequeño”como dice la autora, pero grande en contenido. Acercando Mindfulness a las familias con cuentos, juegos y ejercicios para hacer y crecer juntos.

10.Padres conscientes, hijos felices. de Jon y Mila Kabat-Zinn.

“Desde mi punto de vista, el reto de la paternidad es vivir cada momento de la forma más plena posible, trazando nuestro propio itinerario lo mejor que podamos, de forma que por encima de todo logremos nutrir a nuestros hijos y, a la vez, madurar nosotros” (extracto del libro Padres conscientes, hijos felices).

El creador del programa MBSR y su esposa, escribieron este libro dedicado a los padres, donde a través de su propia experiencia, nos permiten ver el lugar que estamos ocupando como padres y qué camino queremos seguir recorriendo a partir de ahora.

Ante la duda ¿leo o practico?, ¡no dudes!…¡practica!.

Recuerda que la transformación está en la experiencia. La práctica hará que conectes con el mensaje del libro más allá del nivel conceptual, comprenderás a un nivel experiencial. Verás tu experiencia reflejada, y ese es el conocimiento que no se olvida con el paso del tiempo, es el conocimiento que transforma. Así la lectura del libro no sustituirá tu práctica sino que te motivará para practicar más.

 

 

 

 

 

Mindfulness para reducir el burn out

A menudo en los programas de Mindfulness que impartimos, los participantes nos preguntan si la práctica de Mindfulness es adecuada para adultos o niños con dificultades específicas. Pero sin duda alguna para quien sí que es muy recomendable realizar un programa de Mindfulness es para las personas con la responsabilidad de cuidar de ellos, tanto profesionales (personal sanitario, educadores, cuidadores, psicólogos), como no profesionales (padres, hijos, parejas).

Actualmente hay una gran variedad de programas de Mindfulness que adecuan los contenidos y las prácticas a la dificultad concreta del grupo, en cualquier caso, el médico o terapeuta debe de estar informado y dar su conformidad.

 

Mindfulness para cuidadores profesionales o no profesionales

 

El mayor riesgo en el que puede caer la persona que tiene a su cargo alguien con dificultades específicas, es el burnt out, estado de agotamiento físico y emocional con consecuencias en la autoestima (apareciendo sentimientos de culpa, “no estar a la altura”), y en la realización de sus tareas como cuidador. Llegando a afectar a la empatía, y pudiéndose extender a otras facetas de la vida.

 

¿Qué clase de cuidador eres?

Es interesante tener clara la distinción entre las diferentes emociones que pueden surgir, en un momento u otro, en la tarea de un cuidador sea o no profesional. Estos conceptos te pueden ayudar a entender la conducta que estás desarrollando.

  • Contagio emocional: de forma automática e inconsciente se experimenta la emoción del otro. Imagina la situación en la que vas a dar el pésame a un tanatorio por la muerte de la persona con la que no tenías mucha relación, pero aún así, te vienen ganas de llorar.
  • Empatía: consiste en percibir en ti mismo el estado emocional de otra persona. Aquí sí eres consciente de por qué sientes esa emoción. Por ejemplo, cuando un amigo te explica una preocupación importante y notas como surge inquietud en ti.
  • Compasión: con esta emoción hay una toma de conciencia profunda del sufrimiento de la otra persona y llevar asociada un deseo genuino de hacer algo por aliviar dicho sufrimiento. Aquí se encuadrarían las acciones altruistas. No hay contagio emocional por lo que no se produce burnt out  y es una evolución de la empatía. Además, las personas que desarrollan compasión no sienten el desgaste emocional ni físico como puede ocurrir con las otras dos conductas.

La práctica continuada de Mindfulness desarrolla, a nivel neuronal, la emoción de la compasión. La palabra compasión, en nuestra lengua, va  erróneamente unida al sentimiento de pena, pero su significado real trasciende completamente esta idea.

 “Compasión significa deseo de aliviar el dolor ajeno”

Compasión en la tarea del cuidador

Cuando decimos que una persona nos da pena, nos estamos situando en una posición de superioridad respecto a ella, del tipo “pobrecito, a mí esto no me pasaría”. En cambio, la emoción de la compasión sitúa a ambas personas en el mismo nivel. Por eso se desarrolla un deseo altruista de querer aliviar su dolor. Es un paso más a la empatía, porque implica el deseo de querer actuar para aliviar su sufrimiento.

La compasión actúa a nivel interno y externo

La compasión actúa en dos niveles: a nivel externo, queriendo aliviar el dolor ajeno.  Y  a nivel interno, porque desarrollamos el deseo de cuidarnos y aliviar nuestro propio sufrimiento. Al existir esta dimensión del auto cuidado, la compasión es muy útil en la tarea del cuidador, ya que es una emoción que no produce desgaste, si no todo lo contrario.

Otros beneficios que la práctica de Mindfulness proporciona al cuidador:

  • Reducción del nivel de estrés.
  • Nueva manera de percibir la realidad, dejando espacio para las posibilidades y no sólo para las amenazas.
  • Herramientas para cortar con las preocupaciones del futuro y recuerdos angustiantes del pasado (piloto automático).
  • Cuidado de uno mismo.
  • Herramientas para lidiar con emociones difíciles: culpa, vergüenza, tristeza…

Las prácticas de Mindfulness basadas en la compasión que se realizan en programa específicos como el MBSR son el foco de los últimos estudios científicos en materia de Mindfulness. Ya que se están evidenciando como una potente herramienta que está produciendo importantes cambios a nivel cerebral orientados al bienestar.

La fórmula de la felicidad

 

Mo Gawdat, ingeniero y alto ejecutivo de Google se propuso hallar la fórmula de la felicidad después de que, tras años de exitosa carrera como profesional y una familia ideal, siguiera sintiéndose profundamente infeliz. Un hecho traumático en su vida reordenó sus prioridades y aclaró su visión para finalmente hallar dicha fórmula.

Leer más